A través de la promoción de hábitos saludables, estudiantes y docentes buscan prevenir el cáncer

¿Cómo puedo prevenir el cáncer alimentándome sanamente? Fue la pregunta que el equipo de promoción de salud de la carrera de Nutrición y Dietética respondió a cientos de asistentes a la Feria de Salud de Prevención del Cáncer, realizada en la Plaza de Armas de La Serena.

Bajo el título de “Juntos contra el Cáncer”, la actividad tuvo como objetivo contribuir en la reducción de la tasa de mortalidad, a través de actividades de promoción de salud, control de factores de riesgo, prevención y detección precoz, buscando empoderar a la comunidad y a los grupos de riesgo para una efectiva participación en la prevención primaria a través del autocuidado individual, familiar y comunitario.

“Son 4 pilares fundamentales en los que nos tenemos que basar para prevenir el cáncer: alimentación saludable, actividad física, no fumar y consumir alcohol en cantidades moderadas. La gente tiene muchos mitos sobre la salud, por lo tanto, es primordial que podamos entregar información clara y concreta desde las entidades de salud y universidades. Por eso, el público nos agradece la realización de esta feria porque muchas veces el trabajo y las actividades rutinarias nos limitan de poder ir a consultar a los centros de salud”, explicó Haylyn Sarria, Asesora de Programas de Salud Pública de la Secretaría Regional Ministerial de Salud, Región de Coquimbo.

Vida Sana

Es la segunda causa de muerte en Chile y en 2015 fue la primera causa en la región de Coquimbo. Por ello, la prevención del cáncer ha cobrado relevancia para todos los actores sociales que la comunidad, sobre todo enfatizando en la  incorporación de hábitos saludables en la cotidianidad.

En ese sentido, la estudiante de Nutrición y Dietética, Mónica Tapia, señaló que es fundamental dar información clara y didáctica a la comunidad: “Estamos destacando las propiedades de frutas y verduras, incentivando el consumo de 5 porciones al día, ojalá de distintos colores ya que según eso tienen distintas propiedades, por ejemplo: si son rojos contienen licopeno, un componente que protege de las enfermedades cardiovasculares, con una potente acción anticancerígena. En general las frutas y verduras tienen un potencial antioxidante que ayuda a combatir los compuestos radicales libres que son los que ayudan a generar las células cancerígenas en el cuerpo”.

En relación a la adopción de estilos de vida saludables, los expertos en salud entregan otras recomendaciones como: mantener un peso adecuado; consumir frutas y verduras diariamente, preferir carnes blancas y alimentos ricos en fibras, evitando alimentos salados, ahumados y picantes; además de realizar actividad física regularmente, teniendo como resguardo la protección del sol e hidratación constante.

Otra sugerencia se relaciona con el tabaco, ya que al no consumirlo se evita el 21% de todos los cánceres.

“Tenía dudas sobre los alimentos procesados y naturales, porque uno siempre está haciendo dietas en la casa y tiene que ver lo que es más conveniente para toda la familia. Aquí me explicaron que lo fundamental es incluir variedad de frutas, verduras y, sobre todo, que sea consumo diario. Luego con la pirámide me mostraron con qué empezar, qué eliminar para beneficio de nuestra salud y prevención del cáncer”, expresó la visitante Miriam Águila.

Y como ella fueron cientos los visitantes que agradecieron que docentes y estudiantes dedicaran una mañana completa a resolver dudas e inquietudes, en una actividad que los organizadores esperan replicar el próximo año, como una forma de seguir reduciendo las preocupantes cifras que presenta nuestra región.

A %d blogueros les gusta esto: