Carrera de Kinesiología realizó primera jornada de reflexión académica

¿Cuánto hemos crecido? ¿Cómo nos proyectamos? ¿Qué queremos llegar a ser? Son algunas de las interrogantes que el equipo docente de la carrera de Kinesiología de la Universidad Católica del Norte quiso responder en la Primera Jornada de Reflexión Académica.

Realizada el jueves 25 de abril, la actividad tuvo por objetivo definir las bases del trabajo presente y futuro  para la carrera, en el marco de su Plan de Mejoras.

“Dentro del proceso de evaluación nos dimos cuenta de que aunque estábamos haciendo las cosas bien respecto a los avances del proceso anterior, aún quedan vacíos respecto a poder mirarnos y  ver dónde estábamos posicionados y cuál es la brecha entre lo que queremos ser; pues si bien tuvimos una acreditación exitosa, de 6 años, esto nos invita a definir cómo nos proyectamos, preguntarnos dónde estamos, quiénes somos, cuáles van a ser nuestros referentes, hacia dónde queremos mirar y cuáles van a ser nuestros objetivos dentro de los próximos años”, explicó la Pamela Sepúlveda, Jefa de Carrera.

Futuro

En ese sentido, el equipo académico reflexionó acerca de las proyecciones de su unidad y cómo pueden  aportar para alcanzar dichos objetivos.

Tal como analiza la docente del Departamento de Clínicas, Francisca Molina: “La forma que tenemos de proyectar la carrera de Kinesiología es, primero, empoderándonos, siendo líderes a nivel regional. Es importante que consideremos estos 15 años de historia que llevamos a cuestas, además de la calidad docente y estudiantes, para generar una impronta propia, para que nuestros egresados hagan cambios a nivel regional, principalmente, en lo que es Gestión en Salud, para que seamos parte relevante en la formación de programas de rehabilitación, de promoción de salud a nivel de atención primaria y -por sobre todo- en la rehabilitación funcional e integral a nivel de los hospitales, desde las unidades críticas a las básicas, en base a eso lo que necesitamos hacer como carrera es potenciar las líneas de trabajo tanto en la formación docente, como en la formación en educación e investigación de los docentes, para que podamos crear líneas de investigación que nos lleven a que como carrera seamos entes formadores y potenciadores de nuevas líneas de innovación en Salud en Chile.

Desde esa perspectiva, los docentes coincidieron en la importancia de considerar las características propias de nuestra zona. “Es un gran desafío, es una oportunidad para seguir reinventándonos y ver cómo respondemos a las necesidades del medio, porque la Universidad tiene un sello formativo que es justamente responder al entorno y nuestro entorno, de la Cuarta Región, no solo de La Serena y Coquimbo, sino zonas rurales y provincias. En ese sentido, no podemos centrarnos solo en un modelo kinesiológico, sino también ver cómo se entiende con otros modelos, como el enfoque comunitario, salud familiar u otros modelos de salud y educativos existentes y de todas las áreas donde podemos desempeñarnos, para proyectar nuestro aporte para cubrir las necesidades de la región”,  expresó la kinesióloga Mónica Scaramelli.

Dentro del nuevo proceso de aseguramiento de la calidad que deben enfrentar las carreras universitarias, las jornadas de reflexión Académica son claves en la definición y ejecución de los planes de mejora y, por supuesto, en el mejoramiento constante de los procesos de formación de los futuros profesionales de nuestro país.

A %d blogueros les gusta esto: