Departamento de Clínica

Clinica

El Departamento de Clínica cuenta con 54 académicos de planta con formación de postgrado y con vasta experiencia, basada en su permanente vinculación con el sistema de salud. Desde su nacimiento, el equipo de trabajo ha variado, crecido y se ha perfeccionado en su quehacer, que se orienta a entregar las competencias que se esperan de los futuros profesionales de la salud, demostrando su compromiso con el Proyecto Educativo Institucional.

A su planta docente se han incorporado profesionales de amplia trayectoria en sus áreas de especialidad y formación en distintos ámbitos de la salud, tales como medicina general, medicina interna, medicina legal, cirugía adultos, obstetricia, ginecología, pediatría, cirugía infantil, anestesia, psiquiatría, traumatología, neurocirugía, neurología, dermatología, oftalmología, otorrinolaringología, urología, urgencia, UCI, fisiatría, rayos, baromedicina, kinesiología, nutrición, enfermería; conformando un equipo multidisciplinario, con una visión integral de los requerimientos del medio.

Además de los académicos de planta, el Departamento cuenta con un numeroso grupo de profesores-hora de diversas profesiones y experiencias, quienes realizan actividades docentes como tutores de grupos, tutores de actividades clínicas y profesores invitados a cátedras para las asignaturas de pregrado e internado.

El personal de apoyo a la academia está constituido por 2 secretarias, 3 auxiliares de enfermería y 2 auxiliares de servicios generales.

Historia

El Departamento de Clínica inició sus funciones el 1 de Marzo de 2007, de acuerdo al Decreto correspondiente a la creación de la Facultad de Medicina (D. Nº 90 del 21 de Noviembre de 2006). Sin embargo, su equipo de trabajo se conformó en el año 2003, respondiendo a la necesidad de impartir asignaturas de pregrado a la carrera de Medicina. Desde entonces, ha participado en la formación de estudiantes de las carreras de Medicina, Bachillerato en Ciencias de la Salud, Enfermería, Kinesiología y Nutrición, utilizando metodologías centradas en el aprendizaje, análisis de casos clínicos, ECOE y otras, para el logro del perfil del egresado.

Vinculación con el medio

La vinculación de los académicos integrantes del Departamento de Clínica con los servicios de salud, ha permitido el trabajo docente asistencial en dichos establecimientos, con una relevante mejoría de la atención, esto último especialmente logrado con la incorporación de los internos de todas las carreras de la salud en los servicios clínicos.

En la actualidad cuenta con policlínicos docentes en las especialidades de medicina interna, ginecología, pediatría, cirugía ambulatoria, psiquiatría y nutrición infantil, los que se han incorporado plenamente en los hospitales de Coquimbo y La Serena donde se dispone de dependencias propias para el desarrollo de tareas docentes, académicas y el convivir diario. A ello se suman las residencias para los internos de medicina y enfermería, quienes realizan turnos como parte de su formación, además de actividades preferentes en los Consultorios Sergio Aguilar de Coquimbo, y el Centro de Salud Pedro Aguirre Cerda de La Serena, sumado a otras múltiples acciones efectuadas en diferentes centros de salud de la Región.

En el ámbito administrativo, este Departamento está participando activamente en el aseguramiento de los campos clínicos necesarios para el desarrollo de los currículum de todas las carreras de esta Facultad.

Misión y Visión

Misión
Lograr profesionales de la salud con una sólida formación clínica, en el ámbito de lo cognitivo, de las destrezas y de las actitudes, con una visión ética acorde a su profesión y a los principios de la Universidad Católica del Norte; así como una actitud activa en la búsqueda de nuevos conocimientos que le permitan el perfeccionamiento continuo para el ejercicio de su profesión.

Visión
Ser reconocido como un Departamento que otorga una formación de excelencia en clínica, para el médico, kinesiólogo, enfermera y nutricionista, tanto en pregrado como postitulo y postgrado; incorporando la extensión y la investigación en el quehacer cotidiano de la clínica.

Dr. Osvaldo Iribarren Brown – Director Departamento de Clínica

Mensaje de la Dirección

Los actuales desafíos de la salud chilena requieren de profesionales con una sólida formación clínica, de salud pública y de las ciencias. Esto con el fin de prestar una atención de calidad, adecuada a las necesidades de la sociedad moderna.

La incorporación de nuevas tecnologías en el diagnóstico y en los procedimientos, constituyen un complemento para que el profesional clínico con destrezas propias de su profesión, pueda entregar una atención de la más alta calidad, buscando siempre el bien del paciente, su familia y comunidad. La clínica como disciplina necesita de profesionales que, revestidos de su especialidad de médico, kinesiólogo, enfermera o nutricionista, sean capaces de realizar todas y cada una de las etapas del proceso de atención, permitiendo la curación, dando alivio o un consejo, salvaguardando siempre las dimensiones éticas y técnicas de su actuar. En la actualidad, la atención de salud se ve incorporada a modelos como medicina familiar, privada, procesos de fiscalización, así como conflictos en su práctica profesional.

En la mayoría de estas situaciones, es necesario que el profesional esté al lado del enfermo, apropiándose de su historia (anamnesis), con el fin de curar, aliviar o consolar. Estas dimensiones del acto del profesional de la salud son inherentes a una visión íntegra de la persona enferma o de la persona en riesgo de enfermar; es aquí que la clínica se incorpora a las otras visiones de salud, como es salud pública, los aspectos económicos, sociales, psicológicos, y por último, aquellas contingencias propias de cada historia personal o de la comunidad. El Departamento de Clínica de la Universidad Católica del Norte, hace suyos los principios de nuestra Institución, entendiendo que la persona es íntegra en todas las dimensiones de su ser. Por ello, nuestros profesionales deben ser capaces de abordar con esta misma visión al hombre, la mujer o el niño enfermo, sin descuidar su entorno y comunidad.

Es necesario insistir que la participación del profesional en el equipo de salud busca y pretende otorgar una atención cada vez más integral, humanizando la atención y salvaguardando la calidad técnica adecuada.

Como corolario, debemos insistir que la visión clínica se integra como un todo en el abordaje de la patología que presenta una persona o su comunidad, teniendo una visión de la integralidad de la atención en sus ámbitos del conocimiento, destrezas, relaciones humanas y salvaguardando la dimensión ética y espiritual de la persona.