Estudiantes de Enfermería investigan “secretos del abuelo” en Pan de Azúcar

Hojas de 50 tipos de hierbas lavadas y maceradas durante 10 días en alcohol, en frasco de vidrio tapado, para dolencias óseas y musculares. O, un jarabe hecho con cebolla cortada en plumas maceradas en azúcar durante toda una noche y que promete combatir el resfrío.

No se sabe si es por fe o efectividad, pero la receta de la abuela casi siempre es infalible. Y así lo han percibido 4 estudiantes de Enfermería de la Universidad Católica del Norte, quienes presentaron los primeros hallazgos de su investigación en el VIII Congreso Iberoamericano de Investigación Cualitativa en Salud, realizado en Brasil.

En modalidad E-Poster, Andrea Muñoz, Valentina Guajardo, Romina Paredes, Maríafrancisca Mulet, bajo la guía de la Dra.  Lizet Véliz, dieron a conocer parte de la que será su tesis titulada “Cuidados tradicionales y patrimonio intangible: Registro etnográfico de las prácticas en salud de adultos mayores del sector rural Pan de Azúcar, 2018”.

El detallado registro es producto de entrevistas realizadas a adultos mayores de dicho sector rural, quienes han compartido sus costumbres y secretos de salud natural. “Generamos nuestro proyecto de tesis basado en los productos tradicionales de los adultos mayores porque creemos que es relevante de investigar ya que no se sabe cuáles son los cuidados que ellos practican y cómo los  efectúan”, explicó la interna Valentina Guajardo.

La idea surgió al observar la barrera que existe entre muchos pacientes de la tercera edad y el equipo de salud, a causa del temor al reproche y desaprobación de sus costumbres.

“Nos han contado que muchas veces no le comentan a los profesionales de la salud, por temor a que los critiquen, que les digan que no lo hagan o que simplemente no sepan qué decir. No es algo que esté en las mallas curriculares, vemos fitoterapia, pero hay mucho más que no se conoce. Hemos quedado sorprendidas de las cosas que ellos hacen, que les funcionan y que, de hecho, nosotras mismas hemos podido probar que dan resultado”, relató la estudiante Andrea Muñoz.

Y hasta el momento, la calidad de su investigación ha llamado la atención de los expertos. “Al comparar nuestro trabajo-que es de estudiantes de pregrado- con otros pudimos percibir que  estaba más a la altura de un profesional que del resto de los estudiantes”, precisó Guajardo.

Proyección

Debido a la recepción que a la fecha ha tenido su estudio, el grupo de estudiantes se ha establecido nuevos propósitos.

“Queremos reflejar la cultura de la comunidad de Pan de Azúcar porque podemos ayudar a los profesionales de la salud que atienden a esta población, para entender cómo se cuidan y con eso debiéramos, además, favorecer la adherencia a los tratamientos, incentivar la asistan a los controles, y contribuir a una mayor cercanía entre el paciente y el personal de salud, sobre todo en el adulto mayor”, manifestó la futura enfermera Romina Paredes.

La idea del equipo es poder postular a fondos concursables para profundizar la investigación y dar a conocer sus resultados en publicaciones científicas, además de presentar dicha recopilación en un libro que explique detalles de los cuidados tradicionales de la zona.

“Nuestra profesora guía, Lizet Véliz, ha sido fundamental porque es experta en investigación cualitativa y nos ha incentivado a postular a diferentes instancias. Ya lo hicimos en las Jornadas de investigación de la Facultad, donde obtuvimos el primer lugar del I Concurso de Ideas de Investigación en Salud. Y a futuro queremos seguir en la misma línea de investigación, para dar a conocer todo lo que hemos recopilado ya que para los adultos mayores es importante que esos cuidados sean reconocidos y valorados”, manifestó la estudiante de 5º año, Mariafrancisca Mulet.

Según define la OMS, los cuidados tradicionales son la suma total de conocimientos, capacidades y prácticas, basadas en las teorías, creencias o experiencias propias de diferentes culturas, utilizadas para mantener la salud, prevenir, diagnosticar, mejorar y tratar enfermedades físicas y/o mentales.

Muchos de ellos, cuentan con respaldo científico para su uso, razón que le otorga más valor a esa preocupación que estas futuras profesionales han manifestado por el resguardo de la tradición oral de los vecinos de Pan de Azúcar.

Se espera que en noviembre estén disponibles los resultados completos de esta  investigación, cuyo registro espera convertirse en un aporte a la disciplina y al cuidado integral de la salud de esos pacientes que han decidido proteger con vocación y dedicación.

A %d blogueros les gusta esto: