Estudiantes de Kinesiología inician su camino profesional con emotiva ceremonia de investidura

En la oportunidad, se resaltó la importancia de la formación profesional en el internado, pero también la responsabilidad social que asumen con los pacientes. 

Más de una veintena de estudiantes de Kinesiología participaron de la tradicional Ceremonia de Investidura 2022, que simboliza el inicio de su internado y abre el camino al ejercicio de su carrera.

En una actividad cargada de emotividad, en la que estuvieron presentes autoridades universitarias, académicos, estudiantes y familiares, se resaltó el desafío profesional que hoy inician, pero también la responsabilidad que adquieren con la atención de los pacientes.

El Decano de la Facultad de Medicina, Osvaldo Iribarren Brown, destacó que ésta es una profesión que requiere de rigurosa preparación científica por parte de los profesores y de una gran dedicación por parte de los estudiantes, a fin de responder a ese reto social de contribuir a preservar y mejorar la salud de los habitantes de nuestra patria”.

“Pero la tarea de formar kinesiólogos no estaría completa si es que no se complementa con educar y cultivar en un sentimiento central para el ejercicio de la profesión, la compasión y es en ese aprendizaje donde tendrán en los próximos años a los mejores maestros y maestras”, enfatizó.

En este sentido, indicó que “esta ceremonia no solo es singular para ustedes, sus profesores y sus familiares, también lo es para la Facultad de Medicina que los acogió hace algunos años para encaminarlos en su formación humana, intelectual y profesional”.

Por su parte, el jefe de la carrera de Kinesiología, Alejandro Jorrat Luna, puso énfasis en el honor que tiene esta Ceremonia de Investidura “con el traje clínico nuevo, listo para el internado, que es el hito para verse enfrentado día a día a entregar una atención óptima y de calidad, por el bien de los pacientes, siendo este el motor central de nuestro accionar”.

El académico planteó que ahora asumirán un compromiso “que renovaran en los distintos contextos donde se van a desenvolver, con responsabilidad en vuestro rol en la salud de las personas, entregándoles el honor de contribuir a su alivio, acompañar su recuperación y ser testigos de su posterior reintegración”.

Asimismo, reforzó que “somos un motor que funciona con la motivación de quienes tratamos, que sin ellos no podríamos engranar cada parte y lograr no solo la rehabilitación física, sino la del alma, que nos mueve por el mundo. Es lo que deseamos para ustedes, es otra etapa y estamos felices que, con su esfuerzo, con el apoyo de vuestros incondicionales y su casa de estudio, salgan a mejorar y a hacer esperanzador el mundo”.

Rodrigo Cortés fue el encargado de representar a sus compañeros a través de su discurso. Recordó sus años de ingreso y del cómo fueron forjando su profesión. “Desde que entramos a la universidad veíamos el salir como algo tan lejano y en un futuro, no tan lejano, podré decirles a todos ustedes colegas. Quizás la vocación se encuentra de diferentes maneras, a cada uno le puede gustar diferentes áreas, pero tenemos algo en común, la kinesiología nos mueve y daremos todo por aportar nuestro grano de arena con cada paciente”, enfatizó.

De igual forma, aprovechó para agradecer al cuerpo académico. “Agradecemos a los profesores por su disposición y ayudarnos en este proceso y entregar todo de sí por nosotros. Ahora solo queda seguir caminando hacia los internados, para llegar a ser excelentes kinesiólogos y mejores personas”, precisó.

Como ya es tradicional, durante la ceremonia se distinguió a los alumnos más destacados. El galardón como mejor promedio de la generación lo recibió Victoria Araya Carvajal, mientras que como mejor compañero fue distinguido Rodrigo Cortés.

 

A %d blogueros les gusta esto: