Estudiantes de Nutrición y Dietética se preparan para profundizar sus conocimientos a través de la investigación

El pasado viernes 13 de julio, los estudiantes de Nutrición y Dietética no se casaron ni se embarcaron, pero sí presentaron –por primera vez- sus protocolos finales de investigación, en el marco de la asignatura de Seminario I.

Y, además, marcaron un hito, ya que fueron la primera generación en someterse a este proceso, considerado en los ajustes curriculares que a partir de este año  se implementaron la carrera. De esta forma, ya no rendirán examen de grado, sino que realizarán una tesis que será el producto de dos semestres de intenso trabajo.

“En el primer semestre se trabaja en la parte teórica y el segundo semestre, todas las ideas que hoy están dando a conocer tienen que ser aplicadas. Hoy presentan el protocolo, esto se envía al comité de ética para aprobación y una vez aprobado, tenemos luz verde para empezar a tomar los datos”, explicó Andrés Pedreros, docente a cargo de la asignatura.

Así, durante la jornada fueron presentados 5 protocolos que contemplan temáticas como  evaluación sensorial, lactancia materna y rechazo a amamantamiento en público, alimentación de lactantes, elección de colaciones saludables en colegios y características de los desayunos que toman los estudiantes de Nutrición.

Nueva mirada

Con la implementación de esta modalidad, el equipo docente de la carrera de Nutrición y Dietética busca fortalecer la investigación, entregando herramientas y conocimientos necesarios para el estudio en las diversas áreas en las que actualmente se desempeñan los profesionales vinculados a esta rama de la salud.

A juicio de Catalina Chinga, quien cursa 4° año,  esta asignatura resulta fundamental a la hora de ampliar horizontes profesionales y académicos: “Aún hay muchos temas que investigar, siempre se va estudiando, siempre se va aprendiendo y constantemente cambian los temas vinculados a alimentación: nuevos alimentos o mitos que romper; en ese sentido, hacer una tesis es una base fundamental porque la investigación está un poco abandonada en nuestra área”, sostuvo.

“Ha sido un arduo trabajo. Primero, encontrar algo que investigar, con un contexto social, que sea relevante, factible y nos aporte como futuros nutricionistas ya que la implementación de las tesis nos permite salir con más herramientas en ese ámbito y abrirnos a áreas que, actualmente, el nutricionista no está abordando”, señaló la estudiante Francisca Torrealba.

Aunque no es el objetivo principal de la nueva modalidad, el equipo docente espera que -debido a la calidad de los trabajos presentados- muchos de ellos puedan terminar en publicaciones que sean presentadas como un aporte a la disciplina y al quehacer de los nutricionistas de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: