Internos de Enfermería participaron en piloto de medición del perfil egreso

Medición de habilidades, actitud, procedimientos y aspectos cognitivos. Completa e integral, así fue la evaluación piloto realizada a los internos de Enfermería, con el objetivo de anticiparse a una fase que por ley comenzará a regir desde 2020.

“Hoy medimos de manera directa e interna el perfil de egreso que alcanzan nuestros egresados. Es una medición que en el marco de la nueva Ley de Educación Superior va a ser exigida para las acreditaciones futuras. La ley se empieza a aplicar desde el año 2020 y nosotros estamos partiendo con este piloto, que sabemos será una exigencia de la nueva ley y que para nosotros esta instancia, que es absolutamente voluntaria y formativa”, explicó Paula LIgeti, Jefa de carrera de Enfermería.

Hace unos meses, la académica junto a la docente Priscila Argandoña comenzaron a buscar la forma de medir adecuadamente los perfiles de egreso. Así, elaboraron una manera directa de medir a través de una prueba integradora que les permitirá determinar un diagnóstico a través de tres niveles: satisfactorio, suficiente e insuficiente.

De esta forma, los estudiantes recorrieron distintas estaciones como aplicación de medicamentos, lavado de manos y diversas simulaciones con paciente-actores en las cuales debieron enfrentar distintas situaciones clínicas. Allí, fueron seguidos de cerca por un equipo de docente que evaluó su desempeño en cada una de esos escenarios.

“Es una instancia muy importante para la carrera, para evaluarnos, aunque tenemos instancias externas como el Examen Nacional de Enfermería, pero es solamente una instancia cognitiva, pero esta es una prueba integradora que mide habilidades, la parte actitudinal, lo procedimental y también algunos aspectos cognitivos. Desde ese punto de vista, estuvimos planificando esta actividad por más de un mes, revisando bibliografía al respecto y vamos a hacer nuestro análisis para determinar cuál es la brecha que tenemos, cuál es el resultado que nos dio y también para ver cuáles son las mejoras que le podemos hacer a una prueba que pueda ser aplicada formalmente a partir del próximo año”, detalló Ligeti.

A juicio de la estudiante Valentina Burgos Flores el piloto fue una buena experiencia: “Fue similar a lo que hemos hecho en años anteriores, porque siempre nos hacen este tipo de exámenes prácticos. Luego de estar en un internado, ya sea intrahospitalario o extrahospitalario estas situaciones se hacen más cercanas porque es lo que vivimos todos los días durante esa etapa. Sin duda es una buena forma de medirse, de recordar algunos conocimientos que a veces se olvidan e interiorizarse en esas materias”, sostuvo.

Considerando que es una instancia piloto y que los estudiantes aún continúan en sus internados, la participación de un 50% de los egresados fue bien evaluada por las organizadoras de la actividad, quienes esperan seguir mejorando los detalles para establecer un mecanismo de excelencia para medir uno de los aspectos fundamentales de la calidad del proceso académico y formativo: la coherencia del perfil de egreso.

A %d blogueros les gusta esto: