Kinesiología obtiene resultados positivos en proceso voluntario de evaluación

“El Consejo de Evaluación y Acreditación del Área de Salud acuerda, por la mayoría de sus miembros presentes, que la Carrera de Kinesiología de la Universidad de Católica del Norte cumple con los criterios de evaluación y acreditación vigentes”, así lo establece la resolución de acreditación N° 789 emitido por la agencia AcreditAcción y que constató la calidad de los procesos de mejora implementados por la carrera de Kinesiología de la Universidad Católica del Norte.

El documento señala además que “conforme a lo acordado por el Consejo de Evaluación y Acreditación del Área de Salud de AcreditAcción y a las alternativas de acreditación vigentes, la Agencia AcreditAcción acredita la Carrera de Kinesiología conducente al título profesional de Kinesiólogo (a)  y al grado académico de Licenciado (a) en Kinesiología de la Universidad Católica del Norte, impartida en jornada diurna y modalidad presencial en la sede institucional de Coquimbo; por un período de seis (6) años, desde el 16 de noviembre de 2018 hasta el 26 de noviembre de 2024”.

La notificación enviada la semana pasada fue recibida con satisfacción por el equipo estudiantil y docente de la Facultad de Medicina, ya que representa una confirmación positiva de los procesos administrativos y docentes implementados en el último tiempo.

“Aunque como Universidad sabemos que esta acreditación no tiene reconocimiento oficial de parte de la CNA, dado el tiempo transcurrido, nos pareció importante someternos a un proceso de evaluación para ir mostrando e incentivando la autoevaluación de la carrera y, por supuesto, ser refrendada por pares externos de una universidad chilena, sobre todo con una agencia que tenía experiencia en la evaluación de la carrera de Kinesiología- para mostrar que nos hemos desarrollado de manera continua y que hemos ido cumpliendo nuestro plan de mejoras, el que nos ha puesto en relevancia las debilidades en la acreditación anterior”, expresó el Dr. Sergio Häberle, Decano de la Facultad de Medicina UCN.

Y agregó: “Lo más importante es que hemos establecido un proceso de evaluación permanente, que estamos haciendo mejoras continuas en todas las carreras, sabiendo que siempre hay espacio para mejorar. Creo que eso ya es parte de lo que los académicos han hecho parte de su ADN y que, sin duda, nos va a permitir seguir progresando”.

En el equipo docente, en tanto, la noticia fue recibida como un reconocimiento al trabajo constante que realizan los distintos estamentos involucrados: “Es una evaluación voluntaria que da muestra de nuestra coherencia interna, que muestra que estamos entregando a nuestros estudiantes lo que realmente estamos ofertando, existe una coherencia interna entre lo que se ofrece y lo que realmente se está haciendo y eso es evidenciado por los estudiantes, por los egresados y por los empleadores que son los que finalmente van a estar monitorizando que lo que se está haciendo dentro de la universidad realmente es un aporte social de buenos profesionales”,  explicó Pamela Sepúlveda, jefa de la carrera de Kinesiología.

En ese sentido, el informe representa también un reconocimiento al trabajo en equipo: “Fue un constructo colectivo que nació desde las bases, de la opinión de los estudiantes, egresados, empleadores, tutores clínicos, de nosotros que estamos aquí todo el día y eso nos hizo conocer nuestra carrera, cómo funcionamos, nuestras fortalezas -que a veces las pasamos por alto- y también identificar las brechas que tenemos en relación a dónde estamos parados y a dónde queremos llegar”, precisó Sepúlveda.

Cabe señalar que en mayo de 2018 entró en vigencia la ley 21.091 sobre Educación Superior, la cual indicó modificaciones al Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de Educación Superior.

De esta forma, la nueva normativa establece la obligatoriedad de la acreditación institucional, determina la acreditación obligatoria de los programas de doctorado y voluntaria en el caso de los programas de magíster y Especialidades Médicas y Odontológicas. Además, decreta la acreditación obligatoria sólo para las carreras de Educación, Medicina y Odontología y, finalmente, elimina la acreditación voluntaria de carreras de pregrado desde la fecha de promulgación de la Ley, hasta enero de 2025.

En este contexto, la evaluación permanente de todos los procesos implementados en la formación de los futuros profesionales de la salud se ha convertido en un imperativo ético de todos los equipos docentes de las cuatro carreras de la Facultad de Medicina, ya que permitirá mantener la excelencia que en los últimos años ha permitido posicionarse como una institución destacada tanto a nivel regional como nacional.

A %d blogueros les gusta esto: