Lactantes participaron en Olimpiadas Psicomotoras organizadas por estudiantes de Kinesiología

Juegos, aprendizaje y diversión fueron protagonistas en la versión 2018 de las Olimpiadas Psicomotoras, organizadas por estudiantes de tercer año de la carrera de Kinesiología.

Bajo el nombre de “Esto es Selva”, leones, jirafas, tigres y monos fueron las estrellas para poner a prueba los conocimientos adquiridos en la asignatura “Desarrollo Sensoriomotriz”.

La instancia, realizada en el Jardín Alberto Hurtado de la Fundación Integra, estuvo orientada a lactantes entre 1 y 2 años, quienes pudieron desarrollar entidades psicomotoras, descubriendo su corporalidad y fortaleciendo su desarrollo cognitivo a través del juego.

“Esta actividad se enmarca en la asignatura Desarrollo Sensoriomotriz y lo que busca es que los estudiantes culminen con una actividad autogestionada, donde despliegan las entidades psicomotrices de los niños, ayudan a que expresen su motricidad fina y gruesa y de esa forma, a través del juego, expresen su potencial y las tías verifiquen una manera más lúdica de trabajar”, explicó  Mónica Scaramelli, docente a cargo del curso.

Impartida durante el tercer año de la carrera, la asignatura permite reconocer los hitos psicomotores que los niños debieran adquirir paulatinamente desde que nacen hasta que cumplen los 5 años de edad.

Desarrollo, juego y vocación

“Veo la cara de felicidad que tienen los niños y eso demuestra el trabajo que se ha realizado, una alianza que esperamos se siga manteniendo. Es una actividad llena de detalles, hecha con dedicación y cariño, donde se han trabajado habilidades motoras, sociales y emocionales, que muestran la articulación de los estudiantes con nuestro jardín, porque si no la hubiesen alcanzado, sería sólo la evaluación de la nota, pero esto va más allá, y es fruto de la cercanía que alcanzaron los estudiantes con nuestros niños”, explicó Carolina Miño, directora del Jardín Alberto Hurtado.  

Durante el desarrollo de las Olimpiadas, cada menor fue acompañado por un estudiante quien lo incentivó a realizar las distintas tareas, recorriendo estaciones que representaban entidades motoras en las cuales pudieron desarrollar habilidades psicomotoras tales como el esquema corporal, motricidad fina, equilibrio, coordinación,  orientación espacial y, resolución de problemas a través del juego.

“Como pares y futuros colegas, estas actividades nos brindan una muy buena oportunidad para saber cuánto nos comprometemos con algo y para visualizar nuevos campos laborales. Pero también para ayudar a la comunidad. Hicimos evaluaciones, pero al final fue más que eso, porque uno crea lazos, aunque sea poco el tiempo”, detalló la estudiante Pilar Rivera.

“Esto es Selva” fue la expresión lúdica de un proceso de un mes y medio de actividades prácticas de evaluación, en el que también se entregaron consejos y sugerencias al personal del jardín para promover la estimulación y el desarrollo de cada uno de esos niños que llenaron su mañana de risas, movimiento y entretención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: