Nutrición y Dietética implementa exitoso equipo de promoción en salud

Es el primer grupo de este tipo en la Facultad de Medicina y , a futuro, la idea es compartir experiencias con quienes deseen unirse a esta exitosa iniciativa.

Lactancia materna, prevención del cáncer y malnutrición por exceso han sido algunos  de los temas abordados por un equipo de estudiantes y docentes que, desde principios de 2018, se preocupan de compartir información sobre estilos de vida saludable en la región de Coquimbo.

Hasta ahora, los 30 estudiantes y 11 docentes de Nutrición y Dietética que lo conforman son parte de la única carrera con un equipo de promoción en salud, grupo que buscar ser un nexo entre la comunidad y los conocimientos fundamentales para que las personas cuiden su salud.

“Hace años que la carrera lidera y participa de actividades de promoción dirigidas a la comunidad. Este año sentimos la necesidad de estandarizar los procesos, de salir a terreno con los estudiantes que cumplen con las herramientas para trabajar en promoción de salud, que tengan conocimiento en educación para la salud, además de manejar la dietoterapia en los usuarios de diferentes grupos etarios para fomentar la alimentación y los hábitos saludables. La idea de que este grupo se formara es para dar respuesta a todas las actividades de promoción, y para ello, en un  principio se capacitó al grupo de voluntarias y se les enseño cómo realizar un proyecto de promoción, con énfasis en los pilares de la promoción”, explicó Paula Cavieres, Jefa de Carrera de Nutrición y Dietética.

“Lo principal es generar promoción en salud, dar las herramientas a la comunidad para que ellos se empoderen, porque cuando las personas están educadas en salud pueden tomar decisiones informadas. Además, desde la mirada de los estudiantes, la idea es que salgan del aula para que apliquen sus conocimientos en temas tan sencillos como alimentación saludable y también que se enfrenten a una consulta muy compleja porque la idea es que sepan desenvolverse en distintos contextos. Cuando uno sale a la comunidad puede enfocar una actividad en el adulto mayor, pero no solo van a llegar adultos mayores, sino también de otras edades y ellos tienen que estar preparados técnicamente para poder resolver dudas  de todos los grupos etarios”, detalló Mariana Araya, docente a cargo del equipo.

Para cumplir esos objetivos, el equipo de promoción está compuesto por estudiantes de 3° y 4°, quienes ya han cursado asignaturas clave como Educación o Nutrición Clínica, lo que permite que entreguen recomendaciones e indicaciones más específicas para cada persona.

Esta iniciativa tiene su origen en la necesidad de sistematizar y estandarizar las distintas actividades vinculadas a la promoción en salud, muchas de las cuales tienen requerimientos de la propia comunidad, quienes solicitar su participación en distintos espacios como Cesfam o actividades masivas.

Por ello, en marzo pasado se hizo una intensiva capacitación en promoción en salud. “Se les enseñó a los estudiantes cuáles son los 5 pilares de la promoción: intersectorialidad, comunicación social, educación para la salud, abogacía y participación social. Lo que hemos hecho es elaborar un calendario de todas las efemérides vinculadas a la salud para programar distintas actividades, visitando lugares estratégicos como ferias, plazas, establecimiento educacionales y en cada lugar en que nos lo soliciten”, señaló la docente.

A la fecha, el equipo ya ha participado en más de 30 actividades, espacios en los que visitantes de todas las edades han podido resolver sus dudas e inquietudes.

“Junto a los estudiantes preparamos el material educativo, afiches, folletos y todo lo necesario para hacer la educación. Luego por casa actividad, según el área de expertiz, un docente se encarga de apoyar la actividad y trabajar con los socios estratégicos. Luego, elaboramos  un proyecto de promoción, formulando objetivos, actividades, responsables, recursos disponibles y qué tenemos que conseguir, lo que también se traduce en aprender a hacer gestión”, relató Araya.

En relación al aprendizaje alcanzado gracias a estas instancias, la jefa de carrera precisa que “lo más importante de esta iniciativa y su relación con la formación profesional, es que con el grupo de voluntarios se trabajan no solo competencias técnicas sino también genéricas, ya que se refuerza el acercamiento a los usuarios, la comunicación efectiva, la capacidad de liderazgo, el dominio de la situación, el trabajo en equipo y respeto por la dignidad de las personas, aspectos claves a la hora del quehacer profesional y que tanto la Comunidad como los empleadores valoran”.

Debido al éxito del trabajo realizado, la académica Mariana Araya hizo un llamado a participar, especialmente por la oportunidad que representa: “hay estudiantes que tienen mucha personalidad y les gusta, como otros que han llegado al equipo porque quieren desarrollar esa competencia, porque son tímidos, les da vergüenza hablar, y lo han desarrollado y ahora se desenvuelven completamente. Esto escapa del aula, va mucho más allá y todos han tenido un crecimiento en sus competencias”.

Quienes deseen ser parte del equipo pueden comunicarse con la jefa de carrera y comenzar a preparar todos sus conocimientos y habilidades para convertirse en un aporte a la salud de toda la comunidad.

A %d blogueros les gusta esto: