Padres de niños con Pie Bot se reunieron en Facultad de Medicina

Estudiantes de Kinesiología y familias completas se dieron cita en el tercer seminario “En los piececitos del otro”, organizado por Padres Pie Bot Chile y patrocinado por el Departamento de Ciencias Biomédicas.

Para Carolina Mardones, coordinadora de Padre Pie bot Chile, es fundamental que estas instancias reúnan a las familias que buscar soluciones para sus hijos: “Hace algunos años me di cuenta de que hay muchas mamás que han llevado a sus niños a malas manos porque para algunos doctores nuestros hijos pasan a ser conejillos de indias. Veía que realizaban operaciones muy invasivas, siendo a que mi hijo no le hicieron nada de eso. Entonces, comparaba lo que le hacían mi hijo versus otros niños que también tenían pie bot y eso me motivó a poder generar este movimiento junto a los doctores para orientar y dar respuestas”.

La actividad -que por primera vez se realizaba en el norte de nuestro país- tuvo por objetivo dar a conocer detalles de esta enfermedad y profundizar en el Método Ponseti, una alternativa que buscar dar un tratamiento menos agresivo y sin cirugías invasivas.

Solución

El pie bot, también conocido como pie zambo, o talipes equinovarus, es una deformidad que se presenta en dicha extremidad. Puede presentarse en uno o ambos pies, afectando huesos, músculos, tendones y vasos sanguíneos. Habitualmente, el pie tiene un aspecto corto y ancho, y el talón apunta hacia abajo mientras que la parte delantera está girada hacia adentro. El cordón aquilino (tendón de Aquiles) está rígido y los músculos de la pantorrilla son más pequeños en comparación con los normales.

Durante mucho tiempo, el tratamiento consistió en soluciones quirúrgicas hasta que los médicos comenzaron a aplicar el método desarrollado por el Dr. Ignacio Ponseti que busca una solución eficaz, sencilla y de bajo costo.

Esta técnica comprende  una serie de manipulaciones suaves y yesos correctivos, que se cambian cada semana. La mayoría de los pacientes pueden corregirse con unos 5-6 yesos. Al lograr la corrección, generalmente se realiza una microcirugía del tendón de Aquiles para alargarlo, utilizando yesos hasta que el tendón cicatriza (2-3 semanas más) y después se inicia el tratamiento con aparatos ortopédicos con el fin de mantener la corrección obtenida con los procedimientos anteriores.

“Las madres quedan maravilladas, porque al primer o segundo yeso ya ven resultados. Muchos de ellos piensan que sus hijos nunca van a caminar, que van a utilizar sillas de rueda, así es que cuando los ven caminando, corriendo y jugando con los pies corregidos se sorprenden y eso es gratificante para uno como persona y como profesional”, explicó  el Dr. Gastón Terrazas, quien hace 20 años aplica dicha técnica y fue el principal expositor de la jornada.

En uno de los bloques de la jornada, los niños que hasta el momento no han tenido atención de especialistas en el método, fueron revisados por el profesional, quien hizo una evaluación de cada pequeño y entregó recomendaciones a los padres.

“Se está creando una red de ayuda con apoyo de los médicos, no tiene fin de lucro y me parece sorprendente. Hace 10 años mi hijo nació con pie bot y yo no sabía nada eso, con mi señora buscamos información, sin más apoyo. Hoy mi hijo mayor tiene a su hijo con este problema, pero tiene a todas estas personas y la confianza de que hay posibilidades de recuperarse”, explicó Ángelo Guerrero Saavedra, quien llegó junto a su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: