Palabras del Decano de la Facultad de Medicina a los estudiantes de Primer Año Generación 2020

Estimados estudiantes recién ingresados a la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte.

Les habla el doctor Osvaldo Iribarren Brown, Decano de la Facultad de Medicina.

Quiero darles la bienvenida en nombre propio, de los trescientos profesores que conformamos el cuerpo académico, de los novecientos estudiantes de las cuatro carreras y de los 60 funcionarios de apoyo a la academia que conformamos esta comunidad.

Cada año, en estos días, invitamos a una gran ceremonia de bienvenida en conjunto, a todos los estudiantes nuevos que ingresan a las carreras de Enfermería, Medicina, Kinesiología y, Nutrición y Dietética.

Hace un mes, como civilización, hemos regresado a los más sombríos y tristes tiempos de la historia. Los tiempos de las epidemias catastróficas. Las epidemias de la antigüedad y de la Edad Media tenían dos características: no tenían tratamiento ni vacunas y avasallaban a hombres y mujeres sin distinguir clases ni credos. La pandemia, o sea la epidemia global, por coronavirus SARS-cov2, más conocida como COVID-19 ataca despiadadamente al mundo en general y comienza a atacar en Chile; la epidemia ha afectado a más de medio millón de personas en el mundo, ha matado a miles de ellos, entre ellos a 44 médicos y, cientos de enfermeras. No tenemos tratamiento, no tenemos ni tendremos vacuna en mucho tiempo y sólo podemos responder como enseñaba a sus estudiantes el gran médico persa Avicena hace 1000 años atrás: cuidarnos y practicar las medidas de prevención, para evitar enfermar. Evitar el contagio es el único recurso médico que la especie humana tiene hoy contra esta epidemia que se ha dejado caer como un jinete del Apocalipsis.

Por lo dicho previamente, por primera vez en la historia de nuestra Facultad, les doy la bienvenida a la Universidad por medio de comunicación a distancia, por medio de la magia de la tecnología y la informática.

Mientras dure el estado de catástrofe por la epidemia no tendremos la ocasión de compartir ninguna actividad presencial, no tendrán clases desde la cátedra ni actividades prácticas compartidas. Debemos cuidar su salud y debemos proteger a nuestros profesores de modo que enferme la menor cantidad de personas posible. Vamos a tener enfermos de SARS entre ustedes los estudiantes y entre nosotros los profesores, pero tenemos que esforzarnos a que sea la menor cantidad posible.

Hemos hecho un gran esfuerzo docente y financiero para acomodarnos a la presencia de este desagradable e inesperado visitante. Desde hace semanas estamos preparando clases a distancia, a través de e-learning. Durante las próximas semanas, utilizarán diversos formatos de educación a distancia para recibir los contenidos de sus clases, sus evaluaciones y las retroalimentaciones a su aprendizaje.

Son tiempos difíciles para los que el mundo y nosotros no estábamos preparados. Hemos tenido que crear, modificar tecnologías, desarrollar nuevos procedimientos para cumplir nuestro objetivo de educarlos en sus respectivas disciplinas. Entiendo que ustedes tampoco estaban preparados para iniciar sus estudios universitarios de un modo alternativo a lo convencional.

A partir de hoy enfrentan nuevos desafíos: formarse como profesionales partiendo con un método de enseñanza casi desconocido para ustedes, en una sociedad que se agita entre la incertidumbre y el surrealismo. Inician un período de varios años de exigente formación profesional que demanda esfuerzo y estudio permanente, descubrirán que aquí en la Universidad construirán lazos de amistad y de afectos que quizás durarán toda la vida y donde queremos que encuentren a su segunda familia. Haremos todo lo posible para que este período de formación profesional sean los mejores años de su vida, donde se construyan a sí mismo como personas comprometidas con su Universidad y con sus valores: la libertad, la verdad y la justicia. Queremos, en fin, formarlos con los atributos que deben adornar a todos los profesionales que nos dedicamos a cuidar a los enfermos: conocimiento para no errar, caridad para auxiliar sin condiciones, fraternidad para compartir con rectitud con el compañero o con el colega y, tolerancia para aprender a perdonarnos recíprocamente.

Estimados jóvenes estudiantes recién ingresados, bienvenidos a su Universidad, y su Facultad.

Mis sinceros deseos de éxito personal,

Dr. Osvaldo Iribarren Brown

Decano

Facultad de Medicina

A %d blogueros les gusta esto: