Estudiantes de Kinesiología aprenden desde la inclusión

Superhéroes y villanos luchando -codo a codo- para lograr la inclusión e igualdad de quienes se encuentran en situación de discapacidad fue la consigna de la XI versión de las Olimpiadas de Invierno, instancia focalizada en niños y jóvenes de la escuela especial perteneciente a la Corporación Regional de Padres de Personas con Discapacidad (CORPADIS).

La actividad, organizada por estudiantes de 4° Año de la carrera de Kinesiología, fue parte del cierre de la asignatura “Terapia Deportiva y Recreativa”, la cual busca entregar herramientas terapéuticas que permitan a los estudiantes trabajar y estimular el desarrollo psicomotor y movilidad del cuerpo de personas con discapacidad, a través de actividades lúdicas que involucran juegos y acondicionamiento físico.

“Todos los años los estudiantes nos sorprenden, cada vez hay más preocupación y más entusiasmo. Pese a que cambiaron de condiciones, se adaptaron a un nuevo espacio y pudieron ambientar el auditorio de manera armónica para que la actividad se realizara en condiciones seguras y desarrollando las habilidades esperadas junto a los niños”, señaló la docente Andrea Chinga.

Así, entre música y juegos, la tarde del miércoles 04 de julio estuvo llena de deportes, bailes y juegos en los que participaron estudiantes, docentes e integrantes de la escuela especial.

“Parte del aprendizaje es estar cerca de sus pacientes, desarrollar la empatía, el trabajo en equipo, porque se tienen que coordinar para cada una de las sesiones semanales, generando un contexto que se acerca mucho a lo que será su futuro profesional. De esa forma, el aprendizaje se fija en ellos de una forma mucho más significativa que si fuera solo teoría o sin un acercamiento tan potente como el que se alcanza semana a semana con el paciente”, explicó Karen Villegas, coordinadora de la asignatura.

Alianza

Instaladas como una tradición de la carrera de Kinesiología, las Olimpiadas de Invierno que se realizan cada año son la manifestación de una relación que ha permitido dar sentido real a la inclusión.

“Como estudiantes nos llena de orgullo, pero también a nivel personal,  porque además de sumarle todo el aprendizaje que hemos obtenido durante el semestre, se agrega un valor adicional que es trabajar la calidad humana. Como equipo de trabajo, me doy cuenta de que nuestro curso está cohesionado y que ha alcanzado un resultado positivo y significativo”, evaluó la estudiante Monserrat Castro.

Dicha sensación es compartida por Pamela Aguirre, Directora Escuela Especial Corpadis: “Es maravilloso el compromiso de los chicos de la Universidad, durante estos 11 años hemos tenido muy buenos grupos, los estudiantes son muy solidarios y respetuosos, estamos felices y agradecidos y esperamos que esta alianza permanezca durante muchos años más”, precisó.

De esta forma, las Olimpiadas de Invierno, junto a actividades como “Ponte en Mis Zapatos” en la cual estudiantes viven una jornada completa restringiendo su movilidad, debiendo adaptarse a su entorno, se han convertido en la manifestación del compromiso que tanto estudiantes como docentes han asumido con la inclusión, como una forma de aprendizaje y también como un aporte a la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: