Facultad de Medicina certificó a Docentes Ad Honórem

Día a día, hacen una labor desinteresada y, gracias a ellos, los futuros médicos, kinesiólogos, nutricionistas, enfermeros y médicos especialistas conocen el trabajo y funcionamiento de los distintos centros de salud de nuestra región. Son los Docentes Ad Honórem, profesionales de la salud que al mismo tiempo son tutores de estudiantes, enseñando su trabajo guiados sólo por su vocación, sin recibir retribución económica por ello.

Y para reconocer ese rol clave, la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte organizó la Ceremonia de Certificación de Docentes Ad Honórem, que en su cuarta versión, recibió a cerca de 40 profesionales.

La emotiva actividad se llevó a cabo el jueves 05 de septiembre, con la presencia de autoridades universitarias y de los centros de salud de la región, además de representantes de  los campos clínicos que actualmente mantienen convenio asistencial docente con la Facultad de Medicina.

“Reconocer y agradecer siempre es importante. Y más cuando se trata de reconocer una labor gratuita como la que hacen estos profesionales, docentes Ad Honórem, que lo hacen desinteresadamente y con mucha pasión, generando conocimiento valioso para la formación de los futuros profesionales de la Salud”, manifestó Elvira Badilla Poblete, Vicerrectora de Sede.

Las prácticas básicas e internados son fundamentales en el proceso de aprendizaje de los estudiante. Por ello, a juicio del Decano de la Facultad de Medicina, Dr. Osvaldo Iribarren Brown, es importante destacar una labor que realiza siguiendo el valor más profundo que implican las tareas en el área de la salud: la vocación. “Hay muchos profesionales que con total desinterés, solo con bondad y generosidad hacen un trabajo maravilloso. Nos ayudan a formar a nuestros estudiantes y, por lo tanto, este trabajo y esfuerzo merecen una recompensa, un minuto para mirar el camino recorrido y, por eso, es que hemos decidido hacer cada año una ceremonia de entrega de un certificado –que entrega la Secretaria General de la Universidad y es, por lo tanto, un certificado con validez legal- en que reconocemos y agradecemos el trabajo que hacen tanto a nivel de Pregrado como en la formación de médicos especialistas en nuestra área de Postgrado. Todos ellos, especialistas de maravilloso nivel de trabajo y con grandes dotes personales que también creemos necesario agradecer y reconocer por ser una labor tan desinteresada y bondadosa”, sentenció.

Socios Colaboradores 

Durante la ya tradicional jornada, se entregó un reconocimiento al Campo Clínico Destacado de 2018: el Departamento de Salud de la Ilustre Municipalidad de Vicuña, organismo colaborador con el que hace una década existe un Convenio Asistencial Docente.

A juicio de Gloria Gutiérrez Jaramillo, Asesora Técnica de Departamento de Salud de dicha comuna y quien asistió en representación de su director, Eduardo Caroca, es una instancia de alegría para los funcionarios: “El reconocimiento como Departamento de Salud y como Cesfam San Isidro Calingasta, significa que no lo hemos hecho tan mal y eso se agradece tremendamente porque los seres humanos vivimos de estímulos positivos. Es más es un tremendo estímulo positivo que nos pone una tremenda exigencia para mejorar aún más nuestros procesos. Creemos que lo estamos haciendo bien, pero creemos que lo podemos hacer mejor y éste reconocimiento nos insta a eso”, expresó.

El Departamento de Salud de Vicuña, organismo encargado de administrar la Salud Municipal de dicha comuna a través de sus Centros de Atención Primaria de Salud, ha desarrollado a contar del año 2009 acciones tendientes a concretar una sólida relación asistencial docente con nuestra Casa de Estudios, favoreciendo la incorporación de estudiantes en práctica de internado a sus campos clínicos.

Es importante destacar la permanente colaboración entregada a través de los profesionales de sus postas de salud rural y estaciones médicos rurales, abordando temas de educación, prevención y promoción de salud hacia los usuarios, instancias en las que los estudiantes asumen un rol protagónico con apoyo de los funcionarios y funcionarias del Departamento.

Importancia

Aunque lo hacen de forma de desinteresada, el reconocimiento entregado de parte de la Facultad de Medicina, es un aliciente para los profesionales de la Salud.

Tal como lo expresó el médico Diego Tapia Argandoña, quien junto con ser egresado UCN es el actual director del Hospital Dr. José Arraño, de la comuna de Andacollo: “Ser un docente Ad Honórem, es un honor como dice el término, porque significa apoyar y formar a nuevos futuros colegas transmitir nuestros valores, y la importancia de la atención primaria de la población. Especialmente porque la atención primaria -la actividad que hacemos como médicos generales de zona en hospitales de baja complejidad- es probablemente donde ponemos todos nuestros conocimientos al servicio de la población. Hacemos todo lo que nos enseñan y, además, al tener contacto con la atención primaria, da un mayor realce porque nos enfocamos no solo en el tratamiento, sino también en la promoción y prevención, que son los aspectos más importantes para la salud de la población. Y como ex alumno, es un honor mucho mayor, porque haber egresado de la Universidad y ahora apoyar en la docencia es algo maravilloso, que quiero seguir manteniendo”, sostuvo.

Realizada desde 2015, la ceremonia de Certificación de Docentes Ad Honorem no solo se ha transformado en una tradición de extremo simbolismo para la comunidad de la Facultad de Medicina, sino también la manifestación tangible del compromiso con la formación de los futuros profesionales de la salud.

A %d blogueros les gusta esto: